Archivos Mensuales: octubre 2012

Falcioni se queda atrás

Hace poco tiempo, desde este lugar defendíamos la gestión de Falcioni hacia la búsqueda del alma en la era post-Riquelme. Al mismo apuntábamos algo: Boca podría comenzar a dejar de ganar más pronto que tarde y el técnico sufriría. Boca ya ha dejado de sumar de tres en tres. Y Falcioni no reacciona. Golpea al aire en busca de oxígeno, de alguna solución mágica que le dé algo en ataque sin restar en defensa. Imposible.

La baja de Riquelme es dolorosa y Boca no se ha repuesto, pero tiene una posible respuesta, aún en ciernes, en el banquillo. Falcioni continúa usando el esquema diseñado para que Riquelme fuese feliz sin Riquelme. Y sin un ’10’ de garantías para canalizar. Porque Pochi es más europeo y menos talentoso. Y Paredes es joven; tiene detalles, pero no puede ser expuesto a llevar el peso (emocional y de juego) del xeneize.Sin el nexo entre los interiores y la delantera, Boca se parte. Necesita desplazamientos largos y balones frontales, y todos estos favorecen a la zaga contraria.
El 4-3-1-2 -habitual- requiere aspectos muy concretos y Boca cumple pocos. Los laterales nunca fijan como extremos para ensanchar, sino que aparecen en vertical. Necesitan posesiones largas y Falcioni las niega porque prefiere neutralizar al rival antes que proponer. Parafraseando así aquel lema del despotismo ilustrado: “Todo por mi equipo, pero sin mi equipo”. Boca, además, es un equipo tremendamente fracturado. El único nexo común, Somoza, no pasa su mejor momento, por lo que obliga aún más si cabe a los dos interiores a replegar a su altura, aumentando la distancia con los delanteros a infinito. Y aquí el último problema detectado: Viatri y Silva. De cara a portería son dos complementos; de espaldas, dos copias. Si Boca no logra girarlos, ocurre lo visto ante River. Estatismo y ayuda al rival, que adelanta su defensa a sabiendas de que nadie atacará su espalda. Para colmo, tampoco está Mouche, tan odiado y añorado.
La solución paciente
En el banquillo, un chiquito lúcido en el apoyo vertical cercano al área y lo suficientemente horizontal para dar pausa. En el minuto 91 tomó las riendas e hizo empatar a Boca. Paredes dibujó una sonrisa en el hincha que añora a Riquelme e hizo ver que, en mayor o menor medida, Boca puede y debe llevar el peso. Solo queda ser paciente. Él ofrece la interpretación y si Falcioni se atreve, Sánchez Miño, Erviti, Acosta o Gaona Lugo podrán poner el talento individual al servicio colectivo. Justo ahora, Boca es un equipo antiguo porque su entrenador se quedó atrás. Irreconocible idioma porque se fractura en todas las líneas. Repliega estrecho con extremos ofensivos, quiere contragolpear con delanteros inmóviles y deja la generación a un mediapunta que juega revestido en la derecha. Como verán, Falcioni acude en busca de oxígeno a una máscara sin aire. Es muy complicado apagar el fuego con gasolina.
Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

Jugaron para el otro


1.-
 Ni Boca ni River deben salir contentos del Superclásico. Ambos casi muertos o casi vivos, depende del vaso con el que midan. Decía Da Vinci: “Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he aprendido cómo morir“. Mientras River creía que estaba aprendiendo a sobrevivir a Boca, estaba en parte firmando parte de su muerte. Dio el paso atrás, regaló tres cuartos de campo y allí, entre las sombras apareció la versión riquelmiana de Paredes para hacer que el balón llegara con criterio por primera vez al área de River. Era el minuto 91. River nadó y murió. Creyó aprender a vivir cuando estaba aprendiendo a morir.
2.- El gol marcó el primer tiempo. Si antes de iniciar podríamos prever que Boca dominaría más en posicional y River replegaría para atacar los espacios, el gol reforzó esta idea. River realizó un repliegue medio y estrecho (algo más basculado hacia la izquierda) para negar las recepciones interiores de Sánchez Miño y Chavez, que convirtieron la figura de Boca en 4-2-2-2. Tanto Miño como Chavez comenzaron abiertos, pero ante la necesidad de tener que remontar comenzaron a tomar pasillos interiores.
3.- La negación a Miño y Chavez de recibir en el interior, impedía a Boca generar posesiones que facilitaran a Albín y Clemente ensanchar el campo para habilitar espacios a Chavez y Miño. El partido se atoró en el centro y River lo convertía en una ida constante de transiciones ofensivas. Boca sufría corriendo hacia Orión.
4.- En el repliegue, Leo Ponzio. El más suelto de los centrocampistas, el primero en iniciar la presión en cuanto Erviti superaba el centro del campo, y el más suelto de todos. Se volvió omnipresente y oxigenó todas las zonas donde había un hueco. Soberbio primer tiempo de ayudas. El exjugador del Zaragoza y Trezeguet fueron el eje vertical para dar pausa y Mora, brillante, agitó durante los noventa minutos la espalda de Schiavi -muy lento- y Burdisso. Los obligó a desplazarse lateralmente y los hizo sufrir, pero solo encontró un gol.
5.- Falcioni reaccionó a la vuelta del descanso. Sánchez Miño pasó al lateral y entró Acosta por Clemente. Cambio sustancial para que Boca dominara. Mismo 4-2-2-2 en su variante ofensiva. Dio resultado durante poco más de 10 minutos, los que duró Acosta cerca de Sánchez Miño. Había superioridad en ese sector. Erviti iniciaba, Miño ensanchaba y habilitaba desde dentro afuera a Acosta. River basculó y descubrió las carencias del exjugador del Sevilla sin espacios. Dio un paso más hacia el interior y perdieron presencia. Él y Boca.
6.- Boca acumulaba posesiones horizontales y, cuando se hartaba, lanzaba globos a Silva y Viatri. Balones frontales muy cómodos para Pezzella y Bottinelli. Los dos puntas de Boca generan presencia, pero se solapan. A diferencia de la temporada pasada con Silva y Mouche con los que se alternaba Cvitanich, Falcioni decide dos referentes. Dos calcos de espaldas y en movilidad, independientemente de que Viatri sepa jugar de cara a portería mejor que el Tanque, y éste defina más y mejor dentro del área. No ofrecen movilidad y agudizan los problemas de fluidez con balón de Boca.
7.- El partido se repitió durante el segundo periodo. Boca, con más balón, mientras River podía agazaparse esperando aprovechar alguna contra. Así, hasta que salió Paredes y River dio el definitivo paso atrás. Se replegó casi a la altura del área y le dejó recibir dos veces en tres cuartos. La primera enseñó la sensibilidad del chico para ocupar los espacios libres en el centro; el segundo, bajó a por el balón a la base, lo llevó a banda tras observar que era la mejor opción y nació el gol. Sembró la semilla y cosquilleó el estómago de los que aún añoran a Riquelme.
y 8.- El Superclásico murió en la emoción. Boca empató a lo Boca y River perdió por llevar la idea de Almeyda a la expresión máxima: replegar y golpear -pero no lo suficiente-. Reflejaron, contenido para doscientos textos, la profunda crisis del fútbol argentino en cuanto a talento. Los dos equipos más relevantes de Argentina tratando de neutralizar al rival. Y no por idea, sino por jugadores. Boca sacó el orgullo y River acabó pagando la factura de la luz que encendió aquel chiquito vestido de diez que Román bautizó como heredero.
Fotos: Efe.
Artículo publicado en Perarnau Magazine.
Etiquetado , , , , , , , ,

Aroma de líder

1.- Lo han vuelto a hacer. Los mayores de La Rosaleda aún se hacen cosquillas. Hace algo más de dieciocho años, en 1994, se refundaba el Málaga para pasar a su actual denominación mientras el Milan ganaba su quinta Champions League frente al Barça por 4-0. El fútbol, dieciocho años después, los ha enfrentado cara a cara para volver a su origen. El balón y la pasión de la gente. Lo más primitivo, pero la verdadera esencia.
2.- La primera parte fue de freno de mano. El Milán saltó con un 3-5-2 donde Constant y De Sciglio ocupaban los carriles unos metros por delante de Ambrosini y Montolivo, un paso por detrás de Emanuelson. Negó al Málaga la superioridad adelantando la defensa y solapando líneas. Isco y Portillo malviven sin espacios y la incomodidad les llevó a aparecer con balón a la altura del centro del campo. Mala selección de pases, cero espacios. Incluso el Milán encontró alguna posesión de entidad durante los primeros 20 minutos.
Análisis completo publicado en Perarnau Magazine –>
Foto: Málaga CF.
Etiquetado , , , , , , , ,

Una sombra sin identidad

Dice Baltasar Gracián -escritor y filósofo durante el Siglo de Oro- que la confianza es la madre del descuido. No le falta razón. La confianza, traducida a menudo como soberbia, lleva a la sobrestima de uno mismo. Milán y Málaga se han citado para medir sus inercias en La Rosaleda en el que la historia cuenta nostálgica y orgullosa que es el partido más importante de la historia del club costasoleño. El Milán no es ni una sombra de lo que fue hace poco (Maldini, Inzaghi, Nesta, Kaka’…) y hace tanto (Baresi, Donadoni, Gullit, Van Basten…), pero el nombre, por encima de los hombres, ciertamente asusta. Decimoquinto con solo 7 puntos en 8 partidos. 5 de ellos perdidos y el último, aunque con una levísima mejoría, por 3-2 frente al Lazio. 

La reestructuración para la 2012-2013 ofrecía malos síntomas, pero la realidad ha superado a las previsiones. La marcha de Thiago Silva e Ibrahimovic, cubierta por Yepes, y Bojan; la de Seedorf por Montolivo -fuera de su posición, además-; Pazzini por Cassano, Nesta, Gattuso, Zambrotta, Van Bommel… La remodelación hacia la mediocridad.
El Milán será inferior si repliega y cede el balón
El problema de base que se encuentra el Milán es el respeto que le tienen algunos equipos. Y digo bien, problema. Porque le esperan para contragolpear, justo donde más sufre la lenta pareja Yepes-Bonera, retornando. En su habitual 4-3-1-2 -aunque cabe la posibilidad de que Allegri se proteja aún más en un 4-2-3-1, la función bisagra es para De Jong, apto para achicar, pero incapaz de iniciar si no existe una línea de pase muy evidente. A sus lados aparecen Nocerino, Ambrosini o Montolivo. Dos de los tres. Ocurre que el único bien ubicado es Nocerino, con ímpetu y rigor suficientes para replegar y llegar, pero también incapaz de ligar el primer pase ni ofrecer líneas de pase en su propio campo. Así, queda Montolivo como único competente para afrontar la fase más compleja, iniciar. Montolivo siempre fue trequartista. Y además, cumpliendo el tópico talentoso, pero demasiado intermitente. Por delante, enganchando debería aparecer Prince Boateng, el mejor -junto a Pato- del equipo, pero en un pésimo estado de forma. El equipo no genera el contexto para que él aparezca y llegue, sino que le obliga a tener peso en la redacción de la jugada.
Allegri desvirtúa la naturaleza de su equipo para cumplir un esquema protector, pero muy pobre a la hora de enfrentarse a una defensa posicional. El Málaga domina, pero a menudo da un paso atrás para poder saltar. El equipo italiano podrá sufrir por el carril central en dos fases excepcionalmente marcadas por el Málaga. La transición corta, pero vertical y las rupturas en poco espacio de Saviola y Joaquín. Lo más cómodo para Bonera-Yepes sería Santa Cruz, pero es improbable que juegue de inicio así que tendrán que torear con jugadores móviles que agitarán y desaparecerán. Problemas a la vista.

El Málaga tiene una golosina en la banda derecha contraria. Aunque sin Monreal, pero con Eliseu, los 2×2 de Isco y el portugués contra el sustituto de Abate (Zapata, tal vez) y Montolivo o Nocerino serán de un daño irreversible para el Milán. Para transitar habrá tiempo, pero si el Málaga encuentra a Isco un poco por delante de 3/4 el repliegue extraordinariamente lento de los rossoneri se desmoronará.
El mismo peligro con otro nombre
La transición defensiva aún le duele al Málaga. Cuando Demichelis funciona mentalmente, duele menos; cuando él depende de las correcciones de Weligton, molesta. El peligro del Milán, teniendo en cuenta el estado de Pato, es El Shaarawy (6 goles esta temporada). El único con talento individual para desbordar en uno contra uno. Además, funciona muy bien con espacios partiendo desde la izquierda y trazando la diagonal para filtrar o disparar. Y puede ser problema. La felicidad con la que Gámez recorre la banda es espacio natural para El Shaarawy. Desde allí, en carrera y con balón, puede ser el porvenir dirá qué puede ser del enfrentamiento colosal pero imprevisible contra Demichelis. En opinión de un servidor es la única ventaja intrínseca con la que puede partir el Milán.
Debilidades y fortalezas
– Reacción: Yepes y Bonera son dos centrales muy poco reactivos. Si ceden espacio y adelantan para juntar líneas, el partido puede pasar a ser interesante para el Milán, porque negarían una dosis diferencial de felicidad a Isco. Si prefieren ceder el balón para saltar, sufrirán. La reacción de los centrales es escasa ya al Málaga no le importa convivir durante un buen tiempo merodeando el área, siendo horizontal, pero amenazando con la ruptura.
Grietas hombre a hombre: no solo el colectivo del Málaga debe superar al Milán, sino que nombre por nombre, podríamos sacar conclusiones indiscutibles acerca del talento de ambas plantillas. Especialmente, la línea ofensiva del Málaga contra la defensiva del Milán, que parece la más débil del equipo. Fortaleza frente a debilidad. Es una grieta que debe cerrar Allegri, quien podría ser más defensivo, pese a la urgencia de resultados favorables.
 – Llegada en segunda jugada: a la mencionada posibilidad de transitar vía El Shaarawy, hay que sumar al haber del Milán la aptitud, por las características de sus jugadores, para sumar jugadores a la segunda jugada, incluso al remate. Nocerino y Prince Boateng son los ejecutores. Llegadores con más o menos talento que pueden crear peligro merced a su buen disparo y su capacidad para aparecer sin estar, con lo que sumarían 4 o 5 jugadores cerca del área. Difícil porque el Milán necesitaría una posesión medio-larga para incorporar a tantos jugadores. Pero es posible.
Foto: AP/Raffaele Rastelli.
Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Perfil: Erik Lamela

Es argentino. Y salió muy joven de su país, de aquel River Plate que descendió, hacia un equipo grande de Italia. Esto nos guía directamente a la conclusión de que estamos ante un jugador especial. La inmadurez como jugador con la que llegó a Europa, en unas condiciones tan particulares como Italia y la Roma (de Luis Enrique a Zeman), le harán progresar, sin duda, aunque aún está por ver que su talento sea algo más que un gesto técnico y un buen gol. Lamela es especial, tiene más, pero no debe ser continuamente intermitente.

FICHA TÉCNICA
Nombre completo: Erik Manuel Lamela
Nombre futbolístico: LAMELA
Fecha de nacimiento: 4/03/1992
Nacionalidad: Argentina
Altura: 1,84 m
Peso: 74 kg
Club: AS Roma
Campeonato: Serie A (Italia)

DESCRIPCIÓN FUTBOLÍSTICA

Ámbito físico:
Zancada larga y sensación de más presencia de la que indica su altura. Corre erguido y utiliza los brazos, recordando por momentos a Kaká, para librarse de sus rivales mientras avanza y utiliza perfectamente su cuerpo para acomodar y proteger el balón en los controles e interponerlo cuando cambia de ritmo entre el contrincante y el balón. No es demasiado explosivo, pero posee un cambio de ritmo corto e intenso que resulta definitivo en tramos cortos.
 – Ámbito técnico:
El más refinado de los ámbitos a análisis. Tremendamente zurdo, pero la perfección de su pierna izquierda le permite no usar la derecha más que para apoyar cuando corre y para alguna finalización de urgencia. Es precisa y posee un disparo potente con ella, aunque el contexto ideal para él sucede cuando recorre la diagonal desde la banda derecha hacia dentro y filtra un paso hacia el interior o, preferentemente, dispara al palo largo a cualquier altura. Convencido de la valía de su zurda, es habitual observarle alguna rabona como recurso.
En su depurada técnica existen recursos variados entre los que destacarían dos: la utilización del borde interno del pie para disparar y pasar con gran exactitud y la pisada al balón para amagar y driblar. Es hábil y el cambio ritmo en la jugada lo lee con solvencia, con la única carencia de que, como Robben, le cuesta salir hacia su perfil derecho dada su dependencia. No es natural su salida y se percibe, simplemente, por la utilización del cuerpo cuando elige su pierna mala. Aún así, el perfeccionamiento de su zurda le hace imprevisible, sobre todo en la situación que mejor maneja: desde la derecha hacia adentro.
 – Ámbito táctico:
Luis Enrique le utilizó en distintos partidos partiendo desde la posición de ’10′ e incluso por la derecha. Dos posiciones que ocupó en las categorías inferiores de River, pero donde más brilló, tanto con la selección -no absoluta- como en su última campaña en River es desde la derecha, donde su capacidad para fintar también le permite esa dosis de imprevisibilidad. Siempre por delante del centro del campo, puede funcionar como extremo cerrado de un 4-3-3 ó 4-2-3-1, pero sin tener demasiada responsabilidad para la transición defensiva, donde sufre y está lejos de ser un notable jugador.
Artículo publicado en Perarnau Magazine —>
Foto: EFE.
Etiquetado , , , , ,

Informe: Atlético de Madrid

TRÁNSITO HASTA HOY
Aunque junto a la ribera del Manzanares, la semilla nació en Málaga. En medio de una tempestad futbolística y un partido insulso. El debut de Simeone fue una señal. Un vistazo inmaduro hacia el futuro. El equipo, entonces, fue aguerrido, se asomó al límite del reglamento, pero tuvo carácter y se ordenó en el repliegue. Sin duda, era una señal inequívoca de lo que pretendía El Cholo: combatir, ordenarse y golpear. Con Falcao, evidentemente, todo es más sencillo. Su evolución, como dicen los resultados, los análisis y las sensaciones, ha sido de sobresaliente. El inicio de temporada le ha colocado, con base en su fútbol, entre los diez –siendo generoso con el resto- mejores equipos del continente. La única duda que retumba en las cabezas atléticas, manifiestamente comprensible en función a otras temporadas, es su continuidad. Pero a diferencia de otros años, ya no se habla de que la mentalidad o la irregularidad puedan aparecer. Simplemente, está, porque al Atleti le pesan los años caminando entre la mediocridad, pero la fuerza mental pasó de debe a haber. Y le permitió competir en situaciones límite.
CÓMO JUEGA EL ATLETI DE SIMEONE
Prefiere neutralizar antes que proponer. Y para desactivar al rival, El Cholo propone un 4-4-2 con habituales ayudas al sector fuerte del rival. Lo cual se convierte muy a menudo en un 4-5-1 con Falcao para obstruir la salida de los centrales rivales. Fijamos nuestra atención en el repliegue medio porque es la seña de identidad más clara del Atleti. El repliegue medio tiene dos funciones muy claras: correr con praderas libres y obstruir el ritmo constructivo del rival a partir del segundo pase de no seguridad. Al mínimo riesgo del rival –ya sea por el carril central o en las bandas– aparece superioridad atlética. En calidad y cantidad. A veces, ni tan siquiera se precisa esta situación. El rival renuncia a tener calma para acabar perdiendo el balón por sí ‘solo’. Y todo es más fácil cuando roba: volar, arañar y golpear. El partido de la Supercopa de Europa contra el Chelsea es una de las máximas expresiones de la idea.
Con balón (y sin espacios), el Atlético no es tan brillante. Diríamos que no es una de sus fortalezas, pero cumple cada vez mejor. El estado de forma de Mario Suárez permite soltarse a Gabi –su habitual acompañante– más que antes de la llegada del Cholo, cuando el doble pivote era casi horizontal y replegaba más cerca de la defensa. Así, la baja de Diego duele menos. Porque arriba ya son uno más. No obstante, Falcao se vuelve imprescindible. Más aún cuando el Atleti debe generar. Es el mejor delantero del mundo –con picos más bajos que Drogba, pero más persistente– en apoyos. Simeone elige que su equipo genere a partir de las bandas porque conoce de sobra a sus centrocampistas, no demasiado válidos para combatir un repliegue posicional poblado. Y sumamos a los interiores: Arda y Koke (o Raúl García), que poseen tendencia hacia dentro, pero siempre desde fuera. Dos consecuencias favorables: 1) Se reduce el riesgo de las pérdidas, aunque estas puedan crecer –aspecto que no importa demasiado transitar–; y 2) Panorama ideal para Falcao: apoya y descoloca a los centrales para la llegada desde atrás. O bien fija, donde, seguro, es superior en 1×1 al 95 % de los centrales del mundo.
La gestación de la jugada a partir de las bandas se produce mediante dos factores interesantes para aquellos que consideran al Atlético un equipo defensivo. Simeone ha introducido de forma natural a los laterales en el primer escalón y en el penúltimo: ser profundos y llegar a línea de fondo. Incluso jugar por dentro. Ellos pesan y generan superioridades para poder arrancar. En el centro, Falcao agita y el interior de la banda contrario llega a apoyar a la altura del balón, mientras el otro lateral expande el campo en el otro sector. Espacios ocupados y banda con superioridad. A partir de aquí, peligro. Sin ningún tipo de predilección por posesiones largas o cortas. El objetivo, marcar. Pero no de forma desesperada. Por tanto, queda de manifiesto que este Atlético, principalmente el de inicio del curso 2012-2013, es algo más que repliegue y transición. Y aún falta que vuelva Adrián.
VIRTUDES Y ASPECTOS QUE DEBE MEJORAR
Banquillo: Siendo extraña la situación de Adrián, la gestión del banquillo y de la emocionalidad del vestuario por parte de Simeone es muy buena. Gran parte de los jugadores que no cuentan habitualmente suman cuando aparecen. Y cuestionan la titularidad. Contar con 14-15 titulares es una ventaja importante para un equipo exigido física y mentalmente por su propio entrenador y el contexto histórico-social del club.
Transiciones: No les importa correr. Es más, se les exige. Hacia delante y hacia atrás, a lo largo y a lo ancho, el Atleti transita bien, no teme correr mirando hacia Courtois y brilla cuando lo hace ordenado en el caos que registran Arda y Falcao. Aunque el primero no selecciona demasiado bien los espacios libres ni el lugar en el que aparecer, tiene demasiado talento individual y una notable cabeza pensante que marca muchas diferencias.
Carácter y dinámica: Simeone se encontró en una encrucijada. El club lo reclamaba para reencontrar el rumbo antes de que llegara, pero él no estaba preparado. Apenas había pasado por un par de banquillos sin demasiada relevancia. Esperó su momento, aunque en la opinión de un servidor, incluso fue apresurada su llegada al Atlético –ya ven que no–. Ha contagiado el vestuario de confianza y los jugadores son en el césped prolongaciones emocionales del Cholo jugador. Competir con carácter para ser no una virtud, sino una característica inherente a la idea. Y además le acompaña la dinámica: goles en los últimos minutos, unión en el vestuario, resultados, sensaciones…
Adrián: Aún no ha llegado. Y coincide con el mejor momento del Atlético de Simeone. La idea, concebida como despliegue físico en repliegue y transición puede no ser la más favorable, pero desde luego, a campo abierto, Adrián es magnífico. Por tanto, el problema –si es que lo es– parece radicar en una gestión de Simeone hacia él y viceversa. El Atleti puede vivir sin Adrián, pero será más diferencial si consigue recuperarle.
Defensa lateral: La defensa, entendida estrictamente como la línea de cuatro que escuda al portero, ya no es un problema. Suele ser expeditiva y funciona en el juego aéreo. Aunque los centros laterales continúan siendo un déficit. Mejor Godín que Miranda, pero ambos lejos de un nivel alto para chocar y despejar o bien anticipar el remate.
Nota: Artículo publicado en el Magazine de Martí Perarnau.
Foto: Atlético de Madrid.

 

Etiquetado , , , , , , , ,

Cuidado con el vértigo

Podemos excusarnos en la vieja y, a menudo falsa, excusa del bajón físico. Incluso concentrar toda la ira en Juanfran. La realidad es que en los últimos minutos, evocada a la entrada de Torres al césped, España perdió todo el control. Si bien no tenía demasiado antes de salir Iniesta. Suceden varias cosas que modifican el que parecía previsible rumbo del partido: 1) Francia rellena el centro del campo cuando Xabi comienza a pagar sus esfuerzos y se va dejando caer hacia su perfil izquierdo, obviando que esta vez no tiene acompñanate -ni Busquets ni Khedira-. Superioridad física y posicional; 2) El flanco de Busquets y Juanfran se desangra. El primero arriesga en todas las salidas. Crea demasiada incertidumbre a quienes no están acostumbrado a la mínima duda -Ramos, Íker, Xabi-; el segundo tiene un mal día. Sale desconectado y no alcanza el nivel. No por ello acreedor de linchamiento público. Precisamente porque Juanfran ha completado partidos por encima del sobresaliente en esa misma posición; 3) La idea de introducir a Torres es buena -más allá del simbolismo-. Probablemente, el elegido, aunque Del Bosque lo prometiera, no. Cesc estaba inquieto, vertical e impreciso. Y era el ‘9’ en ese momento. Verticalizar en la punta y ofrecer el espacio entre la defensa y el medio era la función de Torres. España no lo entendió. Solo corrió y corrió.
Artículo completo publicado en Diario Fénix –> 
Foto: Carmelo Rubio (RFEF)
Etiquetado , , , , , , , , ,

Martí Perarnau: “No creo que los propietarios de los medios estén interesados en que sus periodistas ejerzan la libertad para informar”

Segunda parte de la entrevista con Martí Perarnau

Pregunta: Hace pocos meses me dijeron en una charla que el periodista se aleja siempre de lo que desconoce. Por tanto, no trata de aprender, sino que se marcha…
Respuesta: En realidad no es el periodista, es el ser humano en general. Ojo, en estos tiempos, eh. Antes, el aprendizaje estaba bien visto. Ahora hemos ido primando la superficialidad. El periodista ha caído bastante en dicha tendencia, por supuesto. Pienso que una gran parte de los problemas del periodismo está en los periodistas. Es nuestra culpa. No toda, pero sí una buena parte.
Tanto el periodismo deportivo como el político puede que ya no se acerquen a lo que desconocen, sino que da la sensación de que viven lejos de la realidad, en una realidad profundamente sesgada.
La del periodismo es una crisis bastante profunda que padece la sociedad en general: la crisis de la intermediación. Para el buen funcionamiento social, la intermediación es imprescindible y toda ella está en crisis. Mires donde mires, la intermediación es el engranaje que mueve nuestro mundo y todos los intermediarios están en crisis profunda. En el caso periodístico, supongo que por varias razones, pero no podemos olvidar una de las principales: haber olvidado ese papel de simple intermediario. Que no es poco, por cierto.
Broncas, bipartidismo, voces, desinformación… ¿Cuál es el rumbo del periodismo deportivo?
Hacia ninguna parte. Rumbo desconocido.
Sin embargo, Perarnau Magazine escapa a filias y fobias. ¿Cómo nace la idea? 
Aproximadamente, por hartazgo.
¿Cuál es el plan de futuro para el Magazine?
Crecer moderadamente y con sentido; honrar la honestidad de la escritura y ser cada día mejores  intermediarios de la información, las historias y los análisis. Ocupar un espacio que los medios deportivos tradicionales, incluidos los digitales, no puedan llenar. Conseguir unos ingresos moderados que permitan recompensar como merecen a quienes aportan sus conocimientos. Y editar algunos pequeños libros muy especiales.
Por cierto, mencionando voces… ¿Aboga usted por un Consejo Audiovisual que regule los contenidos televisivos?
Me confieso poco amigo de reguladores. Hay un regulador mayúsculo que es el botón Off.
Y el modelo de financiación del periodismo, ¿hacia dónde puede reorientarse?
No lo sé. Si lo supiera ya lo habría implantado al cien por cien. Pero quedé gratamente sorprendido con el ensayo que hice entre marzo y agosto de Donaciones en el Magazine. Hubo una respuesta muy interesante que hace creer que hay una minoría dispuesta a colaborar económicamente por tener una publicación diferente.
¿Se puede tener libertad para hablar con claridad y vivir dignamente de periodismo?
La libertad tiene un precio y es el de tu nómina y el plato de sopa. Casi nada en estos tiempos que corren… No creo que los propietarios de los medios estén interesados en que sus periodistas ejerzan la libertad para informar.
Usted en ese aspecto juega con ventaja…
Absolutamente. No tengo ningún mérito. No depender de esa nómina te otorga automáticamente dicha libertad. El mérito auténtico lo tiene el periodista que vive de esa nómina e intenta ejercer una libertad informativa que le puede llevar al despido.
Y Twitter: ¿qué le ha aportado como persona?
Mucho más trabajo, pero básicamente conocer y contactar con gente a la que habría sido muy difícil llegar; volcar datos, informaciones o pensamientos de manera veloz; promover piezas del Magazine… Es algo que resulta pesado para quien recibe los avisos, pero cuando ves la reacción de centenares de lectores que van a buscar una crónica o una historia que has publicado, piensas que hay que seguir haciéndolo.
En Twitter es complicado hacer periodismo. Entendido al menos desde un prisma clásico.
Habría que preguntarse qué es periodismo. En los últimos años, a opinar de todo se le llama periodismo y pienso que es un error. El periodismo admite muchas definiciones, pero me quedo con la parte más esencial: la de informar a secas. Usain Bolt ha batido este récord mundial, Europa ha ganado la Ryder Cup… Lo más gratificante ocurrió durante los Juegos Olímpicos, cuando los tuits más sencillos, casi titulares de agencia de noticias, fueron los que más agradecimiento generaron. Llegué a pensar que la gente no desea tanta opinión y sí simple información. Al fin y al cabo, los tienen su propia opinión…
¿Le aconsejaría a alguien de 18 años que estudiara periodismo?
Le aconsejaría que lo aprendiese, que es ligeramente diferente. Por lo general, se aprende en la calle y en las redacciones, aunque lejos de mí alejar a esos chavales de la facultad. Al contrario: que lo estudien, pero sobre todo que lo aprendan.
Etiquetado , , , , ,

Atlético-Viktoria: estrecho y sin tensión

1.- El fútbol tiene flashes únicos y reparte justicia a su antojo. Hoy, mientras el Atlético hacía un partido discreto y sin la tensión que acostumbra, hubo un hombre que creció en tanto veía que el partido se consumía lentamente. Su físico no aminoró con la suma de minutos, sino que fue marcando cada vez más distancias. Se entregó y fue más ancho, más martillo, pese a que la precisión no le acompañó. Hasta el último minuto. El estrés de la jugada hizo que el Viktoria colocara a todos sus hombres dentro del área esperando una falta frontal. Cristian Rodríguez no quería guerras aéreas, se fue a la frontal y sacudió el balón hacia la escuadra para ganar el partido. En un minuto para mentes calientes, un uruguayo la tuvo más fría que el resto para escurrirse hacia la frontal y sumar tres puntos dorados. Por la forma y el fruto conseguido.
Artículo completo publicado en Perarnau Magazine –>
Foto: Atlético de Madrid.
Etiquetado , , , , ,

Un Málaga fantástIsco

1.- Poseer una identidad es un salto cualitativo antes incluso de iniciar cualquier partido. Se trata de un paso firme, de una señal hacia el rival, que admite muy a menudo, saber lo que vas a hacer, pero no poder pararlo. El fútbol también son dinámicas, situaciones, contextos… Pero no hablaría de rachas porque la del Málaga es demasiado larga. Pellegrini implantó un sello, una marca propia que sus jugadores conocen y ejecutan de memoria. A veces, mejor; a veces, peor. Reconocen y tienen automatizados cada uno de los movimientos del compañero (especialmente Isco-Monreal, una banda izquierda top-3 europea), ganando, así, en cada fase del juego, décimas de segundo vitales para llegar antes y generar ventajas continuas.
2.- Pellegrini giró para resguardar dando entrada a Iturra y Sergio Sánchez con Portillo y Jesús Gámez, estos dos últimos, mucho más ofensivos que los titulares. Con Sergio equilibró la presunta superioridad física del Anderlecht; con Iturra, Manuel fue responsable y trató de contener a uno de los dos diferenciales del equipo belga: Lucas Biglia. Probablemente, la batalla principal que perdió el Anderlecht.
Artículo completo publicado en Perarnau Magazine –>
Etiquetado , , , , , , ,
Anuncios